Pan de Galicia. Precocido y congelado

Los Ángeles de Durán. Venta de pan artesano de Galicia.

Procesos de elaboración.

Nuestro proceso de panificación es el tradicional de la panadería gallega.

Comienza con la selección de las materias primas, todas ellas de la más alta calidad.

Mezclar estos ingredientes es lo que llamamos amasado y consiste básicamente en desarrollar el gluten presente en la harina por medios mecánicos manteniendo un control exhaustivo de la temperatura durante todo el proceso.

Una vez finalizado el proceso de amasado se deja descansar la masa, lo que se conoce como reposo en bloque. Esta primera fermentación es importante para desarrollar todo el sabor del cereal, para la formación de la estructura alveolar de la miga y para una óptima conservación del pan una vez cocido.

El uso de harinas de gran fuerza nos permite largas fermentaciones en bloque maximizando todas esas propiedades beneficiosas para el pan.

Tras la primera fermentación se procede a la división, embolado y formado de las piezas. La masa es dividida con el tamaño deseado, se embola para dar uniformidad y tensión interna a cada pieza. Después de un corto período de tiempo para que la masa se relaje y sea manipulable se lleva a cabo el formado.

El formado es como su propio nombre indica, dar la forma deseada a cada pieza, bien sea de manera mecánica o a mano dependiendo de cada variedad de pan. Este proceso influye de manera significativa sobre el sabor y la textura de la miga.

Después de dar forma la masa es sometida a una segunda fermentación en un ambiente con temperatura y humedad controlados, lo que nos asegura resultados homogéneos y consistentes a lo largo del tiempo. El objetivo de este segundo levado, es conseguir que el pan crezca hasta el punto deseado.

Llegados a esta punto solo nos falta el paso final que es la cocción. Algunos panes necesitan ser cortados antes de entrar en el horno, estos cortes se realizan con cuchillas y se hace para favorecer una expansión controlada del pan. Una vez realizados estos trabajos previos solo nos queda introducir la masa en el horno a la temperatura adecuada y durante el tiempo necesario.

Una vez la masa está en el horno se inyecta vapor para que las piezas de pan puedan desarrollar el máximo volumen en los primero minutos de cocción y obtener una corteza lustrosa y crujiente.

Una correcta cocción nos garantizará un pan sabroso y con una buena conservación.

Productos Destactados